¿Qué haríamos sin Bluetooth?

Desde que entró la tecnología Bluetooth al mercado han sido muchas las ventajas que hemos tenido los usuarios. La principal de todas es reducirnos el enredo con cables para transmisión de datos al permitir entrar en al dimensión de las llamadas Redes Inalámbricas de Área Personal (WPAN).

Así, desde los años 90 hemos logrado transmitir voz y datos entre distintos a través de un enlace por radiofrecuencia en la banda ISM de 2,4 GHz. Gracias a esto, los teléfonos móviles, las tablets y las impresoras han logrado conectarse por el aire evitando más cables en los entornos.

La historia del origen del nombre siempre me ha parecido curiosa y suelo citarla en mis clases porque la tecnología Bluetooth está inspirada en un colega. Sí, un colega porque era un comunicador. El rey escandinavo Harald Blåtand tenía un diente azul (no esperemos mucho de la salud oral medieval). si se hiciera una traducción arbritraria al inglés quedaría como “Harold Bluetooth”. Al Rey Harald se le distinguían sus competencias como buen comunicador y por andar de fiordo en fiordo por las escarpadas costas de Dinamarca, Noruega y Suecia se le reconoció como un gran unificador de todas las tribus.

El buen rey escandinavo seguramente no imaginó que siglos después a unos paisanos, los ingenieros suecos de Ericcson se les ocurriría evocar el diente azul de su antigüo monarca y sus habilidades para unir islas en distancias cortas como metáfora de enlazar a dispositivos en un rango de hasta 100 metros.

Los genios de Ericcson se encerraron en sus laboratorios en Suecia y empezaron a idear esta tecnología en la que hoy no reparamos porque nos parece obvio que exista. Hoy es un estándar abierto que usa casi toda la industria. En 1998, Ericsson, IBM, Intel, Toshiba y Nokia formaron un consorcio y adoptaron Bluetooth como nombre para su especificación. En diciembre de 1999, 3Com, Lucent, Microsoft y Motorola se unieron a dicho grupo como promotores del Bluetooth SIG (Special Interest Group, grupo de interés especial).

Les compartirmos esta bonita infografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: